¡Aquí está la adaptación de la mejor receta para hacer brownies que he probado hasta ahora!

Hay una costumbre americana que me gusta mucho, y es que cuando llevas un plato para compartir en una reunión o encuentro, es un detalle muy bonito agregar la receta de lo que has preparado.

Hace dos días quise hacerle un detalle a las maestras de la guardería donde va mi hija pequeña, así que preparé una gran bandeja de brownies y aproveché el ímpetu para no solo traducir la receta al español, sino también maquetarla para que fuese una adición bonita en mi recetario que comparto con ustedes.

Me sentí extremadamente complacida y contenta cuando la maestra de Mandy me ha dicho que todas han disfrutado el brownie y se estaban pasando la plantilla de la receta para fotocopiarla. Me sentí realizada, no solo habían disfrutado del postre, también querían la receta para hacerla en casa. Por eso es tan genial poder compartir una receta especial que otras personas disfrutan.

Mientras traducía la receta en la que me he basado estos últimos años, me di cuenta que no la preparo exactamente igual que la creadora original, Karina Carrel, quien lleva el blog de cocina cafedelites.com. La receta que encontrarás aquí es mi propia adaptación, hay pocos detalles que se diferencian. Por ejemplo, no siempre tengo azúcar morena en la despensa, por lo que suelo utilizar solamente azúcar blanca; y tampoco suelo usar mantequilla sin sal, prefiero usar margarina con sal y no agregarle la pizca de sal que ella señala en su receta (que puedes ver aquí en su página web).

Llevo años, y cuando digo años me refiero a más de quince años, haciendo brownies de una gran variedad de recetas, siempre experimentando para encontrar la “receta perfecta”, y lo que he descubierto es que más allá de la receta perfecta, el secreto de un brownie suculento es el tiempo en el horno. Necesita ser horneado la cantidad de minutos precisos para que quede pegajosa, pero no cruda; y es tan delicado que si te pasas aunque sea por dos minutos, se te puede secar por completo, perdiendo esa magia que la distingue de otros postres.

Así que, uses la receta que uses, asegúrate de hornear el brownie un poco menos, ya que al sacar el molde del horno, éste se seguirá cocinando un poco mientras enfría.

Otra nota importante que olvidé agregar en la plantilla es que no apoyes el molde recién sacado del horno sobre una superficie metálica, ya que ésta contribuirá a que se siga cocinando demás. Es mejor una superficie como la encimera de la cocina si es resistente al calor, o sobre los corchos que usas para que las ollas calientes de la cocina no quemen el mantel.

Si deseas la receta en la plantilla para crear una carpeta de recetas como la que tengo yo, puedes optar por el diseño que está a la venta en nuestra tienda en PayHip o la gratuita que también puedes descargar en nuestra tienda en PayHip (ésta es gratis, solamente necesitas introducir tu dirección de e-mail para que puedas recibir un correo electrónico como respaldo de la descarga).

Para quienes se preguntan por qué hay una opción a la venta y una opción gratuita…

Esas opciones se deben a que hay diseños de artistas y/o diseñadores gráficos que permiten el uso comercial gratuito de su trabajo, mientras que hay otros donde debo pagar las licencias para utilizar su obra, por lo que no puedo ofrecer cosas realizadas con su trabajo de forma gratis.

Y por mi parte personal, me gusta ofrecer la posibilidad de diseños, obras, y contenido gratuito en lo posible porque hay personas que sencillamente no pueden adquirir productos online, bien sea por restricciones económicas en su país o por situaciones financieras personales; mientras que las personas que sí tenemos la libertad de adquirir productos que les gusten por un precio razonable lo hacemos sin inconvenientes. Al final la idea es crear contenido y cosas que resulten ganar-ganar para todos.

Si hacen los brownies o se animan en hacer una carpeta de recetas con las plantillas, recuerden etiquetarme en Instagram , Facebook o Twitter. Me encantaría ver lo que hacen.