El cuento original de La Sirenita no pertenece a los Hermanos Grimm, sino al danés Hans Christian Andersen.

Mientras buscaba la versión original en castellano, me di cuenta que las que encontraba me parecían incompletas en comparación a la versión de la historia que había leído en inglés.

Al ir hacia la página de Proyecto Gutenberg, pude descargar y leer La Sirenita en inglés y darme cuenta que no había fácil acceso a una traducción completa de esta maravillosa historia.

En otras páginas de internet se encuentra el resumen de la historia, señalando y resaltando los aspectos más trágicos, o la historia recortada, en donde el lector pierde la oportunidad de deleitarse con las sublimes descripciones que nos ofrece Hans Christian Andersen con su relato, el cual, aunque es trágico, tiene un final que ilumina por su esperanza y nos enseña que no todo está perdido, a pesar de que no siempre consigues lo que deseas en esta vida, por más que te hayas sacrificado.

Creo que la historia original de La Sirenita es más de lo que parece. Al igual que Ariel en la versión Disney, la sirena lo da todo por un apuesto príncipe; pero ella no solo quiere al príncipe, quiere un alma. Y en la historia, tener un alma es sinónimo de convertirse en un ser humano completo y feliz. Disfruté mucho de traducir este cuento y compartir con ustedes una narración repleta de escenarios estupendos, personajes fascinantes, lecciones difíciles y recompensas inesperadas.

Si te encantan las sirenas tanto como a mí, te invito que mires algunas portadas de cuadernos escolares que hemos publicado con diseños de estas sublimes criaturas mágicas del mar. Poco a poco iremos ampliando el catálogo y las opciones.