Cómo hacer una biblioteca comunitaria con BASURA (en meses)

Te imaginas una biblioteca hecha con basura?

Estamos viviendo en una sociedad donde cada día se generan toneladas de desechos sólidos que amenazan con el delicado equilibrio del planeta, las tendencias consumistas nos llevan a desechar desde teléfonos celulares hasta los libros que leemos.

¿Pero qué pasa con los libros que tiramos para hacer espacio en las estanterías?

Una buena iniciativa de que hacer con estos volúmenes abandonados lo podemos ver en Turquía específicamente en el barrio Çsankaya de la capital Turca Ankara, donde un grupo de recolectores de basura hicieron una biblioteca comunitaria en una antigua fábrica de ladrillos reviviendo en las paredes los libros que la gente tira al basurero.

crédito de la imagen

La fábrica que tenía 20 años abandonada pertenecía al departamento de sanidad y fue facilitada por el alcalde Alper Tasdelen cuando los trabajadores del servicio de limpieza pidieron su ayuda.

crédito de imagen

El plan inicial era tener un espacio para descansar en sus horas libres, leyendo o jugando ajedrez y para que ellos y su familia pudieran llevarse los libros a casa durante 15 días, pero ahora está abierta de forma gratuita las 24 horas del día a toda la comunidad.

Actualmente cuenta con más de 9000 ejemplares recolectados en apenas 9 meses,  clasificados por ahora en 18 categorías desde novelas románticas, libros de economía, de terror, cuentos para niños, y mucho más.

Se encuentran los volúmenes de Harry Potter, cincuenta sombras de Grey, las novelas de Dickens, JRR Tolkien y las del premio Nobel turco Orhan Pamuk en otros.

Los mismos trabajadores verifican que estén completas todas las hojas de los ejemplares para ser prestados y registran meticulosamente las obras que entran y que salen, el préstamo es por dos semanas pudiendo ser extendido en caso de ser necesario.

crédito de imagen

Bajo el lema “no se desperdicia nada” los libros que están muy deteriorados son transformados en apoyalibros, también ha servido lo recuperado de los cubos de  basura como máquinas de escribir y cuadros para decorar, así como tuberías de cobre para poner operativa las lámparas de la biblioteca.

Además de la biblioteca se ha acondicionado en la antigua fábrica una barbería, un cafetín, espacios recreativos para juegos de mesa, una zona infantil y las oficinas de los administradores del sitio.

La sorprendente biblioteca ha causado gran impacto y curiosidad tanto en Turquía como en el extranjero, recibiendo cada vez más libros no solo de la basura, sino también de otras ciudades turcas.

crédito de imagen

Además los habitantes de la capital están implementando tirar los libros a la basura en bolsas plásticas separadas para que no se deterioren y a su vez facilitar el trabajo a los recolectores de basura.

Existen planes de poner en marcha una biblioteca móvil para visitar a los centros escolares que no poseen libros y a los sitios más desposeídos.

Esta biblioteca móvil estaría acompañada con un grupo musical conformado por 11 recolectores de basura que tocan música con trozos de metal y cubos vacíos.

En otros países  del mundo se han dado iniciativas similares, tal es caso de la biblioteca la fuerza de las palabras en Colombia y el bosque de los libros que recorren las calles de Berlín  en Alemania.